Coaching y Relaciones Públicas, una relación con futuro

10 May

Por Sabrina Algozino

En los últimos tiempos, las palabras coaching, coach y liderazgo se han vuelto populares y están presentes en nuestro lenguaje  cotidiano, pero realmente ¿sabemos de qué se trata el coaching? y ¿Qué puede aportar esta metodología a nuestra profesión?

coaching 2 grupal

El coaching es una metodología que surgió alrededor de los años ochenta y se basa principalmente en la filosofía del lenguaje, adaptando recursos de la psicología conductual –cognitiva, la programación neurolingüística y la sociología.  Se podría definir como el arte de hacer preguntas, ya que mediante su intervención en personas y en organizaciones a través de conversaciones individuales  y dinámicas grupales, se interviene con preguntas y ejercicios prácticos que tienen como objetivo ver posibilidades de desarrollo y solución a los conflictos que hasta ese momento no son vistos por los coachees- quienes son asesorados. Muchos lo definen como un estilo de vida donde somos responsables por la realidad que creamos, hacemos que las cosas sucedan, actuamos y no dejamos que las cosas pasen desapercibidas y luego tomamos conciencia de lo que pasó.  

En América Latina, hoy en día, los chilenos Rafael Echeverría y Julio Olalla son los referentes más influyentes. Existen otros autores que complementan la bibliografía actual del coaching como lo son el biólogo Humberto Maturana y el político e ingeniero civil Fernando Flores.

Estos autores nos dicen que somos seres lingüísticos que vivimos en mundos interpretativos y nos constituye como tales el lenguaje. Somos el resultado de la interacción de nuestro cuerpo, nuestras emociones y nuestros pensamientos, seres complejos que pueden rediseñarse las veces que lo deseen para el logro de sus objetivos y metas. Entonces, un coach es aquella persona que colabora con su cliente, el coachee, conversando para que pueda cambiar sus resultados personales en los diversos dominios que forman su vida.  Lo mismo sucede en las organizaciones, se contrata un coach para que el mismo intervenga entre las personas, teniendo generalmente un conflicto que se quiere resolver. Es de suma importancia también destacar la ética profesional que acompaña a los coachs en el desarrollo de su profesión: él es un recurso esencial para colaborar en la mejora continua del desempeño del personal siempre y cuando el equipo esté de acuerdo con su intervención. No se trabaja con un coaching impuesto. La posibilidad de elegir es clave para lograr su trabajo óptimo.

Entonces, ¿qué le puede aportar el coaching a nuestra profesión? La respuesta es herramientas prácticas, de intervención desde el lado de la comunicación interpersonal. Las organizaciones son organismos en sí mismas, pero están formadas por seres humanos y la concepción del ser humano que plantea el coaching nos permite tener una nueva mirada, habla de distinciones que definen a cada uno de nosotros como observadores del mundo que vivimos, la realidad como tal no existe, sólo es una interpretación. “No vemos las cosas como son, vemos las cosas como somos” dice Rafael Echeverría en su libro Ontología del Lenguaje. Por lo tanto, a mayor distinciones, mayor apertura del observador: la distinción como eso que no veíamos hasta que lo vemos. Un ejemplo cotidiano para entender el concepto de distinción puede ser el recorrido hacia un lugar nuevo que queremos ir, una vez que llegamos ya incorporamos nuestra distinción del camino en nuestro observador, sucediendo de igual manera con la forma en la que vemos el mundo.

¿Quién puede contratar un coach? Aquel que quiere lograr resultados diferentes en su organización a los que tiene. El coach se desempeña como consultor externo quien le ofrecerá a través de conversaciones y dinámicas grupales, la aplicación de distinciones como la escucha activa y la importancia del lenguaje corporal, de modo tal de intervenir en la organización y alcanzar los objetivos deseados. El coach acompaña el camino hacia nuestras metas, mostrándonos dónde estamos y con qué recursos contamos en el hoy para llegar mañana allí. Nos invita hacernos responsables de lo que sucede, responsabilidad entendida como capacidad de responder, de accionar desde el observador que estamos siendo.

Estudiar coaching, conocer qué es y qué ofrece, puede ser una opción de capacitación en nuestra profesión. Es una forma de conocer mejor a nuestro público, entenderlo y desarrollar habilidades ligadas al lenguaje y a la comprensión. Es materia complementaria a las relaciones públicas porque se basa en la comunicación intrapersonal , interpersonal y organizacional.  Nos brinda herramientas, nos ayuda a ver las cosas desde otro ángulo al convencional y quizás de ese modo podemos resolver las cuestiones comunicacionales que tanto nos aquejan.

“No se trata de dónde estamos hoy, sino de donde queremos estar”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: