“Estar dispuesto a emprender implica encontrar un equilibrio entre la dureza de saltar obstáculos y el placer y el humor de disfrutar cada paso.”

21 Sep

Por María Marcela Alzaga

Entrevista al Lic. Andrés Freire Ministro de Modernización, Innovación y Tecnología de la Ciudad de Buenos Aires sobre el desafío de emprender.

Andypsd

Andrés Freire es Lic. en Economía de la Universidad de San Andrés.  Cuenta con un OPM (Programa de Management para Presidentes de Compañías) de la Harvard Business School. Actualmente es Ministro de Modernización, Innovación y Tecnología de la Ciudad de Buenos Aires y miembro del Consejo Fundador de la ONG Endeavor.  Es autor de los libros Pasión por emprender (Aguilar, 2004), 50 Claves para Emprendedores (Aguilar, 2006), El 5% (Aguilar 2013), Libre, el camino emprendedor como filosofía de vida (Aguilar 2014) y Argentina Emprendedora, cómo innovar puede producir cambios reales y decisivos en los destinos de un país (Aguilar, 2015). Co-fundó y lideró Officenet (compañía que revolucionó la industria de distribución de material de oficina en Latinoamérica), Axialent (consultora que ayuda a las mayores empresas del mundo a alinear su cultura organizacional) y Quasar (“Company Builder”, que lanzó la empresa Restorando y Avenida.com, entre otros emprendimientos tecnológicos.).

  • Según su experiencia ¿Qué significa ser emprendedor? ¿Qué habilidades y competencias debe tener uno?

Hay distintos modos de abordar una respuesta, pero una definición que me gusta mucho y que siempre uso es la que considera que un emprendedor es una persona que detecta una oportunidad y la encara. Emprender no es otra cosa que hacer que las cosas pasen. Todo buen emprendedor debe ser apasionado, entusiasta, dinámico y, más que nada, persistente. Los emprendedores sueñan, pero sobre todo hacen, hacen y hacen. El foco siempre debe estar puesto en lograr resultados concretos: el trayecto es todo y estar dispuesto a emprender implica encontrar un equilibrio entre la dureza de saltar obstáculos y el placer y el humor de disfrutar cada paso.  

  • ¿Qué fue lo que lo motivó a emprender? ¿En qué se inspiró?

Cuando estaba por terminar mis estudios decidí visitar a todos los empresarios que aceptaran recibirme. La vida profesional era algo muy distinto a la vida universitaria y quería que alguien me orientara. Quería aprender qué era “ser empresario”, y en una de esas visitas conocí a Guillermo Schettini, quien terminó siendo mi mentor. En ese momento, él me hizo una pregunta que me ayudó a darme cuenta qué quería. “¿Qué preferís, ser el presidente de una multinacional o el dueño de ‘Pochoclos Freire’?”, me dijo. Para mí, la respuesta estaba clarísima. Años después de nuestra primera entrevista, que fue cuando yo todavía trabajaba en relación de dependencia, Guillermo Schettini lideró la inversión con la iniciamos Officenet.

  • ¿Cuáles son las ventajas de llevar adelante un emprendimiento?

Cuando uno hace lo que le gusta, es muchísimo más productivo y talentoso. Hay algo maravilloso en hacer lo que amamos y es que uno siente que todas sus capacidades y habilidades se ponen en marcha, se potencian. Perseguir aquello que nos hace o creemos que nos va a hacer vibrar; conectarnos con quienes somos, en vez de con quien nos imponemos ser, siempre va a ser una buena idea. Y para mí, de eso se trata emprender.

  • ¿Recuerda cómo fue el paso de esa idea/proyecto/sueño disparador al hecho concreto de emprendimiento? ¿Cuáles fueron sus dudas y miedos? ¿Cómo logró superarlos?

Mi primer proyecto, mi primera experiencia emprendedora, fue durante mis años universitarios. Tenía diecinueve años y la Universidad de San Andrés, donde yo estudiaba, necesitaba buzos nuevos con su logo impreso en letra gótica, y con unos compañeros tuvimos la brillante idea de fabricar los “Budesas”. Decidimos producir trescientos y vendimos la mitad en una semana. Estábamos exultantes. El problema arrancó cuando comenzaron a llegar los reclamos de que los buzos se encogían con el lavado y que el logo se borraba. Tuvimos que devolver el dinero a los que los habían comprado y regalamos todas las prendas.  No es una historia de éxito emprendedor, pero sin dudas fue un gran experiencia que, todavía hoy, me recuerda que los fracasos son parte del proceso. Y que lo mejor es emprender en un sector que uno conozca.

  • ¿Qué se debe diagramar para el proceso de creación de proyectos? ¿Qué debe el emprendedor comprender de dichos procesos?

Hay tres componentes básicos que intervienen en el proceso emprendedor: el proyecto, el capital y, por supuesto, el emprendedor. Cuando un emprendimiento no es exitoso, siempre se debe a por lo menos una de estas tres razones, o a alguna combinación entre ellas: el emprendedor no fue bueno, no obtuvo el capital necesario o el proyecto emprendido era equivocado. Pero el proceso se apoya, siempre, en el emprendedor. El emprendedor brillante siempre logra finalmente el capital o el gran proyecto: de su firmeza depende, en gran medida, que el modelo no se derrumbe. Los grandes emprendedores, que siempre son capaces de armar grandes equipos, actúan como protagonistas y asumen una responsabilidad incondicional frente a su destino. Su actitud más característica es: “Dado el contexto que me toca enfrentar, ¿cómo decido responder?”. Esto les da un sentido de compromiso que los vuelve hábiles para superar los obstáculos.

  • Estudiantes de Relaciones Públicas en su carrera académica se han planteado iniciar su propia consultora de comunicación ¿Qué le recomienda a aquellos que están interesados en hacerlo?

Que se animen a tender redes y a rodearse de personas que ya se hayan animado a hacerlo. Observen, comparen y copien los buenos ejemplos. Capacítense para poder encarar el proceso emprendedor, y por último, pero fundamental: no tengan miedo a fracasar.

  • Al momento de dar a conocer sus emprendimientos ¿Qué importancia le dio a la comunicación de los mismos? ¿Llevó a cabo algún plan estratégico de comunicación?, en caso que la respuesta sea positiva ¿Podría detallar los puntos relevantes de dicho plan?

A veces, más allá de entender técnicamente el negocio, es difícil llegar a los clientes con algo novedoso porque siempre existe cierta reticencia a lo nuevo. Cada proyecto es diferente y, por lo tanto, la forma de comunicar debe adaptarse. Pensar cómo le doy visibilidad mediática a mi emprendimiento y cómo puedo crear una estrategia de prensa que sea funcional a ese proyecto es muy importante.  La clave, creo, está en explicar el diferencial del producto o servicio, que es tan importante como sus características. El primer paso es siempre entender cuál es mi verdadera propuesta de valor.

  • ¿Posicionarse como marca personal para desarrollar actividades laborales independientes, lo considera como una forma de emprender? ¿Cuál es su recomendación para aquellas personas que trabajan autónomamente siendo Freelancers?

Usando el hogar como oficina, existe un amplio abanico de negocios que pueden emprenderse para obtener un ingreso extra y hasta para vivir de eso. El trabajo independiente desde el hogar crece en todo el mundo y también en la Argentina, a medida de que cada vez más tareas pueden realizarse (y cobrarse) a distancia. Trabajar de esta manera tiene una serie de ventajas, como el ahorro de tiempo y dinero, más comodidad y flexibilidad, automatización de riesgos y algunas investigaciones sugieren incluso que el trabajo hogareño ayuda a incrementar la creatividad, la productividad y el cumplimiento de deadlines. Pero también tiene sus riesgos: menor estabilidad de ingresos, es más difícil separar el trabajo del ocio, no están garantizados los derechos del empleado tradicional como aguinaldos, vacaciones pagas ni licencias… Son todas cuestiones que es necesario tener en cuenta antes de aventurarse por cuenta propia.

  • Teniendo en cuenta su amplia trayectoria como emprendedor ¿Cuál sería la clave para tener éxito como emprendedor? Y ¿Qué es lo que hace exitoso un negocio?

La actitud de un emprendedor resulta fundamental para tener éxito, y es una cuestión de proactividad y curiosidad por encontrar los caminos alternativos frente a problemas que son inevitables. El contexto es un desafío constante a la hora de emprender, y el argentino lo sabe mejor que nadie.  La capacidad de resiliencia, de hacer frente a las adversidades, está prácticamente en su ADN.

  • ¿Considera que Argentina es un lugar propicio para emprender? ¿Porqué?

Emprender es siempre un desafío, sin importar el lugar. Acá, aunque históricamente costó por variables macroeconómicas, corremos con una ventaja: podemos estudiar mejor la oportunidad que hemos detectado en un mercado más desarrollado, viendo qué sucede y cómo evoluciona. En general, lo que hoy ocurre en los mercados más desarrollados está mostrando lo que muy probablemente sucederá mañana en el resto del mundo. Ya se trate de tecnologías, formas de comercialización, nuevos productos o servicios, la economía mundial tiende a que se reduzcan las disparidades o “brechas” que observamos para una misma industria o actividad entre los distintos mercados. Salvo que en un país exista un factor gubernamental muy fuerte a través de regulaciones que mantengan esas diferencias, la tendencia con la globalización siempre es a la convergencia. A veces demora más, otras menos, pero el proceso tarde o temprano se da.

  • ¿Qué le diría a aquellos que están en la etapa próxima a emprender?¿Se aprende a emprender?

Hay quienes consideran imposible modificar ciertas características innatas y afirman que esto es lo determinante a la hora de emprender. “Es un emprendedor nato, vende como nadie, maneja gente como nadie”, son frases que oímos a diario sobre muchos emprendedores exitosos. En cambio, otros aseguran que “todo se hace, nada es innato, todo se puede desarrollar”.  Mi visión es intermedia: creo que la formación es clave para llevar tu proyecto adelante y capacitarte es una de las mejores inversiones de tiempo y de dinero que podés hacer en cualquier momento de tu vida. Si el emprendedor tiene un firme compromiso para mejorar sus habilidades, no le bastará aprender la dimensión técnica. Lo que lo convertirá realmente en un emprendedor mucho mejor es permitirse soñar, asumir un papel de protagonista continuamente dispuesto al aprendizaje y el trabajo interno, desarrollar su autoestima para lograr mayor firmeza en sus decisiones, enamorarse con pasión de su proyecto y comprometerse incondicionalmente con él, aprender a compartir con su equipo, tomar riesgos para lograr su independencia y, sobre todo, aprender a divertirse en el proceso de sus propios aciertos y errores.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: