LA IMPORTANCIA DEL NETWORKING PARA ESTUDIANTES Y JÓVENES PROFESIONALES

24 Jul

Por Ignacio Iglesias

El networking es el arte de gestionar eficazmente una red de contactos y las potenciales oportunidades que prosperan y se concretan gracias a estos vínculos. En este caso desarrollaremos el concepto desde la perspectiva del estudiante o joven profesional de las Relaciones Públicas.

El relacionamiento empieza desde antes de que seamos conscientes de esta herramienta, ya que sin darnos cuenta de ello, desde niños construimos redes de contactos en diversos ámbitos de la infancia y adolescencia, desconociendo que quizás un compañero de la secundaria o de deporte, podría convertirse en un futuro aliado estratégico, socio en un negocio o emprendimiento, o facilitador de un puesto laboral.  

Los contactos que construimos desde jóvenes transitan diferentes caminos, algunos cuentan con estudios terciarios o universitarios, otros de ellos lideran empresas familiares, otros participan activamente en política, otros viven en el extranjero, y así infinitas posibilidades. El propósito de desarrollar esta red es compartir conocimientos, experiencias e información, ayudar y ser ayudado por otros forjando una reputación positiva y un posicionamiento en distintos ámbitos que nos permitirá acceder a posibles oportunidades.

Al ingresar al ámbito universitario ingresamos en una categoría de networking en el cual comenzamos a interactuar con futuros colegas, quienes serán la base de nuestra red de contactos durante la carrera profesional. Algo semejante sucederá en las primeras prácticas laborales, o pasantías, donde nos vincularemos con otras personas del ámbito de las Relaciones Públicas, Comunicación, Periodismo, Publicidad, Marketing, y de una infinidad de disciplinas que componen a las agencias, compañías, empresas o instituciones donde nos desempeñemos.

Esta red por ejemplo, nos dará la posibilidad de acceder a entrevistas laborales exitosas. Es así que una recomendación de un contacto de nuestra red puede adquirir la misma jerarquía que el propio currículum. Lou Adler, fundador de “The Adler Group” y autor de “The Essential Guide for Hiring & Getting Hired” (La guía básica para contratar y ser contratado) llegó a la conclusión que para más del 90% de los responsables de recursos humanos, los trabajadores que resultaron contratados eran los que previamente les habían sido recomendados. Esto no quiere suponer que un contacto garantice un puesto laboral, si bien puede acercarnos a una entrevista, es imprescindible contar con preparación académica y personal para merecer el puesto.

Actualmente el networking es una práctica habitual en el mundo corporativo y emprendedor, en la cual directivos, gerentes, funcionarios, oficinistas o emprendedores interactúan construyendo relaciones que generen potenciales oportunidades de negocios y creen beneficios mutuos. El Relacionista Público debe gestionar la red de contactos de manera profesional y considerarla un pilar fundamental de la profesión. Ocuparse del desarrollo de vínculos efectivos a través del tiempo será ventajoso tanto para el Relacionista Público, como para las empresas, o instituciones en las que se desempeñe durante su carrera. Cuanto más variada y plural sea una red profesional más ventajosa será.

A modo de ejemplificar y materializar las dimensiones exponenciales que puede generar una red de contactos, existe una curiosa teoría acerca de cómo las personas podríamos contactar con cualquier otra persona en el mundo. El escritor Frigyes Karinthy impulsó la hipótesis que intenta probar que cualquiera en el planeta puede estar conectado a otra persona a través de una cadena de no más de cinco intermediarios, conectando a ambas personas con sólo seis enlaces, el número de conocidos crece exponencialmente con el número de enlaces en la cadena. Según esta teoría a través de seis contactos podríamos vincularnos con quien quisiéramos, por ejemplo, el Presidente. Inevitablemente estaremos en contacto con incontables personas, pero de nada servirá una amplia red de contactos configurada al azar, si la misma no es gestionada apropiadamente y con un fin profesional. Elaborar una estrategia de networking potenciará al máximo la cooperación entre contactos.

Para lograr tal fin, debemos combinar técnicas de fortalecimiento de vínculos similares a las que empleamos con diversos públicos, siempre actuando proactivamente, conservando y organizando tarjetas personales, realizando llamadas en forma periódica, enviando y contestando correos electrónicos, asistiendo a eventos y reuniones, participando de asociaciones, congresos o seminarios. Sin olvidar  a los primeros contactos como compañeros de colegio, universidad y de las diversas practicas o trabajos, proyectando encuentros para actualizarse y conservar activas las relaciones.

En esta época de redes sociales, LinkedIn se destaca en materia de networking  por estar enfocada a vincular millones de empresas y profesionales, facilitando la administración de redes de contactos en todo el mundo.

Cabe destacar que nunca es tarde para desarrollar vínculos en diferentes ámbitos, y prácticamente sin destinar recursos económicos a este arte de sembrar lazos, se pueden cosechar oportunidades impensadas que nos pueden cambiar la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: